EL COLESTEROL Y LA INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancias tipo grasa que se encuentra en la sangre. Su cuerpo puede producir colesterol así como obtenerlo al comer carne y otros alimentos animales.

¿Por qué es importante el colesterol?

Cuando la concentración de colesterol es demasiado alta, puede acumularse en los vasos sanguíneos. Esta acumulación puede estrechar los vasos y producir una obturación que evita que la sangre llegue a un área determinada del cuerpo. Cuando esto ocurre en los vasos de su corazón, se llama enfermedad coronaria y puede causar un ataque cardiaco. Entre las personas que tienen insuficiencia renal crónica (IRC) la enfermedad coronaria es muy común. Se recomienda que las personas que tienen IRC se hagan análisis para colesterol por lo menos una vez por año. Es posible que su médico quiera hacerle análisis más frecuentemente si algo ha cambiado en su salud.

¿Qué análisis se utilizan para medir el colesterol?

El colesterol LDL o de la lipoproteína de baja densidad, también conocido como colesterol malo, es el componente principal del colesterol que se utiliza para evaluar problemas cardiacos. Otros análisis de laboratorio útiles son los análisis para medir la lipoproteína de alta densidad (HDL), también conocido como colesterol bueno, los triglicéridos y el colesterol total.

Como estos análisis se ven afectados por la comida, se recomienda que no coma nada 9 a 12 horas antes de hacerse los análisis.

Los valores de laboratorio para el colesterol son distintos para los adultos y los niños. No se deberá usar para los niños los rangos de laboratorio dados a continuación para los adultos. Las personas que tienen buen colesterol LDL, colesterol HDL alto y triglicéridos normales tienen menos riesgos de tener problemas cardiacos.

LDL

Colesterol HDL

Colesterol Total

Colesterol Triglicéridos

Optimo <100 mg/dl >60 mg/dl Mujer >55 mg/dl Hombre Deseable <200 mg/dl Normal <150 mg/dl

Casi óptimo 100-129 mg/dl

En el límite alto 130-159 mg/dl 200-239 mg/dl 150-199 mg/dl

Alto 160-189 mg/dl <40 mg/dl* >240 mg/dl 200-499 mg/dl

Muy alto >190 mg/dl >500 mg/dl

*Los valores menores de 40 mg/dl son considerados bajos para el HDL.

¿Que otra cosas se utilizan para medir el riesgo para la enfermedad cardiaca?

Además de las concentraciones altas de colesterol LDL, el riesgo para la enfermedad cardiaca aumenta con los siguientes factores de riesgo:

fumar cigarrillos

obesidad

alta concentración de glucosa en la sangre

baja concentración de colesterol HDL

la edad (hombres > 45 años de edad; mujeres > 55 años de edad)

hipertensión arterial o tomar medicamentos antihipertensivos

diabetes mellitus

antecedentes familiares de enfermedad cardiaca temprana

otras formas de enfermedades que estrechan los vasos sanguíneos.

Las personas que tienen IRC pueden tener algunos otros factores de riesgo que causan problemas cardiacos:

gran ingestión de calcio con la dieta o en medicamentos

concentraciones altas de fósforo en la sangre

concentraciones altas de hormona paratiroidea

concentraciones altas de homocisteína

inflamación de todo el cuerpo.

Las personas que son físicamente inactivas o que comen alimentos ricos en grasas saturadas y colesterol también tienen el riesgo de desarrollar problemas cardiacos.

¿Qué puedo hacer para reducir mi riesgo de desarrollar problemas cardiacos?

Cambios en el estilo de vida:

Aumente la actividad física a 30 minutos cada día a un nivel moderado. Esto ayudará a:

elevar el colesterol HDL

reducir el colesterol LDL en algunas personas

reducir la presión sanguínea

mejorar el control de la diabetes

mejorar la función cardiaca

Llegue a un peso saludable y manténgalo

Hable con su medico y su dietista

No fume.

No beba alcohol excesivamente. (Limite el consumo de alcohol a 1 bebida por día con la aprobación de su médico)

Cambios en la dieta:

Elija alimentos con bajo contenido de grasas saturadas y colesterol. Vea las "Sugerencias para reducir las grasas y el colesterol en su dieta".

Reduzca el uso de ácidos grasos trans ya que pueden elevar el colesterol LDL.

Use estanoles y esteroles vegetales que se encuentran en los productos untables comunes o “livianos” especialmente formulados tipo margarina. Incremente la fibra soluble. (Las frutas y las verduras y los cereales son buenas fuentes de fibra).

Hable con su dietista para que le ayuda a incrementar en forma segura y gradual su consumo de fibra.

El tratamiento de otros factores de riesgo:

El control de la hipertensión y la diabetes.

El tratamiento para estas enfermedades puede incluir medicamentos, cambios en la dieta y un aumento en la actividad física.

Su medico y su dietista pueden ayudarle a hacer cambios en su estilo de vida para tratar mejor estas enfermedades.

¿Debo tomar medicamentos para ayudar a reducir mi riesgo de tener problemas cardiacos?

Hay medicamentos para reducir el colesterol LDL y los triglicéridos, pero los medicamentos para la enfermedad cardiaca dan los mejores resultados cuando ya se han hecho cambios en la dieta y el estilo de vida.

¿Con quién puedo hablar sobre las preguntas específicas que tengo para reducir mi riesgo de tener problemas cardiacos?

Puede hablar con su médico.

Un farmacéutico puede responder las preguntas que pueda tener sobre los medicamentos que el médico le recetó.

Un dietista puede ayudarle a hacer cambios saludable en su dieta.

Sugerencias para reducir las grasas y el colesterol en su dieta

Elija carnes, pollo y pescados magros. El lomo y los cortes de redondo de ternera tienden a tener menos grasa que las costillas y los menudos.

Corte toda la grasa visible de la carne y quítele la piel al pollo.

Cocine las carnes, los aves y el pescado al vapor, a la parrilla o al horno. Coloque la comida sobre un soporte de metal para permitir que la grasa escurra de la comida. No fría los alimentos.

Elija frutas y verduras frescas. Cocine las verduras al vapor, hiérvalas, cocínelas al horno o al microondas. No fría los alimentos.

Use fuentes en las que la comida no se pegue o un aerosol vegetal para freír.

Use hierbas y especias para condimentar las comidas en lugar de salsas, manteca o margarina.

Pruebe usar vino, jugo de limón o vinagre saborizado para dar sabor a la comida con una cantidad limitada de grasas y calorías.

Use jalea, mermelada, miel o sirope en lugar de manteca o margarina en las tostadas, los waffles, los panqueques o los bollos dulces.

Utilice las versiones sin grasa o con menos grasa de las comidas con alto contenido graso. Por ejemplo, utilice crema agria sin grasa en lugar de crema agria común o use leche 1% grasa o descremada en las cantidades permitidas.

Limite las grasas hidrogenadas y parcialmente hidrogenadas. Estas se encuentran en algunas margarinas, mantequillas de cacahuate, artículos de panadería y bocadillos envasados y comidas fritas. Pruebe las galletas al horno en lugar de las galletas fritas. Cuando coma afuera pida comidas a la parrilla o asadas.

Use dos gramos de estanoles o esteroles vegetales por día. Estos se venden como productos untables tipo margarina especialmente formulados. Su dietista puede ayudarle a encontrar estos productos.

Limite los productos que están hechos con coco, palmaste, aceite de palma, grasa de cerdo, mantequilla para masa, grasa de tocino y manteca de cacao.

Para cocinar, use aceite de canola o de oliva en lugar de manteca para masa, manteca u otros aceites. Estas grasas monoinsaturadas no reducirán sus concentraciones de HDL.

Pruebe comer sorbetes o leche helada en lugar de helado.

Lea las etiquetas de los alimentos que compra. No se deje engañar por los alimentos que no contienen colesterol pero sí contienen grandes cantidades de grasas saturadas que su cuerpo convertirá en colesterol.

Bibliografía:

American Journal of Kidney Diseases, Vol 41, No 4, Suppl 3 (Abril), 2003:

American Journal of Kidney Diseases, Vol 41, No 4, Suppl 3 (Abril), 2003: pp S1-S91.

National Institutes of Health, National Cholesterol Education Program Publication No. 01-3670, May 2001.

Journal of Renal Nutrition, Vol 8, No 3 (Julio), 1998: pp 160-161.

If you would like more information, please contact us.

© 2014 National Kidney Foundation. All rights reserved. This material does not constitute medical advice. It is intended for informational purposes only. Please consult a physician for specific treatment recommendations.