You are here

Comprenda sus valores de laboratorio

Las personas que desarrollan enfermedad renal crónica pueden hacerse algunas o todas las siguientes pruebas y mediciones. Si tiene enfermedad renal, pregunte a su médico qué pruebas se le harán y con qué frecuencia. Hable con su médico sobre sus resultados. Si sus números no se encuentran dentro del rango normal, pregunte qué debe hacer para mejorarlos.

Creatinina sérica: La creatinina es un producto de desecho en la sangre que proviene de la actividad muscular. Normalmente se elimina de la sangre por los riñones, pero cuando el funcionamiento renal disminuye, el nivel de creatinina aumenta. El médico debe utilizar los resultados del análisis de creatinina sérica para calcular la tasa de filtración glomerular (TFG).

Tasa de filtración glomerular (TFG): La TFG indica el grado de funcionamiento renal que tiene. Puede calcularse a partir de su nivel de creatinina en sangre. Si la TFG cae por debajo de 30, deberá consultar a un especialista en enfermedad renal (llamado nefrólogo). Una TFG por debajo de 15 indica que usted necesita iniciar uno de estos tratamientos para la insuficiencia renal. Su especialista en enfermedad renal hablará con usted sobre tratamientos para la insuficiencia renal, como diálisis o trasplante de riñón.

Nitrógeno ureico en sangre (BUN): El nitrógeno ureico es un producto de desecho normal en la sangre que procede de la degradación de las proteínas de los alimentos que ingiere y del metabolismo corporal. Normalmente se elimina de la sangre por los riñones, pero cuando el funcionamiento renal disminuye, aumenta el nivel de BUN. El BUN también puede aumentar si consume más proteínas, y puede disminuir si consume menos proteínas.

Proteínas en la orina: Cuando los riñones están dañados, la proteína se filtra en la orina. Con un simple análisis se puede detectar proteínas en la orina. La presencia de proteína en la orina es un signo temprano de enfermedad renal crónica.

Microalbuminuria: Se trata de una prueba sensible que puede detectar una pequeña cantidad de proteínas en la orina.

Creatinina en la orina: Esta prueba calcula la concentración de orina y ayuda a obtener un resultado exacto de proteínas. Cociente proteínas/creatinina: Esto calcula la cantidad de proteínas que elimina en la orina en un día y evita la necesidad de recoger una muestra de orina de 24 horas.

 

Albúmina sérica: La albúmina es un tipo de proteína corporal elaborada a partir de las proteínas comemos cada día. Un nivel bajo de albúmina en la sangre puede deberse a la falta de suficientes proteínas o calorías en la alimentación. Un nivel bajo de albúmina puede causar problemas de salud, como dificultad para combatir las infecciones. Pregunte a su dietista cómo obtener la cantidad correcta de proteínas y calorías de su dieta.

nPNA: Su nPNA (aspecto normalizado del nitrógeno proteico) es una prueba que puede indicar si está consumiendo suficientes proteínas. Esta determinación procede de estudios de laboratorio que incluyen una recogida de orina y análisis de sangre. Su dietista puede pedir un registro preciso de alimentos para realizar esta prueba.

Valoración subjetiva global (VSG): Su dietista puede usar la VSG para ayudar a detectar signos de problemas de nutrición. El dietista le hará algunas preguntas sobre su dieta diaria, y controlará su peso y la acumulación de grasa y músculos en rostro, manos, brazos, hombros y piernas. Pregunte a su dietista acerca de su puntuación en la VSG. Si su puntuación es demasiado baja, pregunte cómo mejorarla.

Hemoglobina: La hemoglobina es la parte de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno desde los pulmones hacia todas las partes del cuerpo. Su nivel de hemoglobina le dice a su médico si tiene anemia, lo que le hace sentir cansado y con poca energía.

Hematocrito: El hematocrito es una medida de los glóbulos rojos que fabrica el cuerpo. Un hematocrito bajo puede significar que tiene anemia.

TSAT y ferritina sérica: La saturación de transferrina (TSAT) y la ferritina sérica son mediciones del hierro en el cuerpo. Su TSAT debe ser superior al 20% y su ferritina sérica debe ser superior a 100. Esto le ayudará a construir glóbulos rojos. Su médico le recomendará suplementos de hierro cuando sea necesario para alcanzar el nivel deseado.

Hormona paratiroidea (HPT): Los niveles altos de hormona paratiroidea (HPT) puede ser el resultado de un mal equilibrio entre el calcio y el potasio en la sangre. Esto puede causar enfermedad ósea. Pregunte al médico si su nivel de HPT está en el rango adecuado. El médico puede indicarle una forma especial de vitamina D que se vende con receta médica para ayudarle a reducir la HPT. Advertencia: No tome vitamina D de venta libre a menos que se lo indique el médico.

Calcio: El calcio es un mineral que es importante para tener huesos fuertes. Pregunte a su médico cuál debería ser su nivel de calcio. Para ayudarle a equilibrar la cantidad de calcio en la sangre, el médico puede pedirle que tome suplementos de calcio y una forma especial de vitamina D que se vende con receta médica. Tome solamente los suplementos y medicamentos recomendados por su médico.

Fósforo: Un nivel alto de fósforo puede provocar debilidad ósea. Pregunte a su médico cuál debería ser su nivel de fósforo. Si su nivel es demasiado alto, el médico puede pedirle que reduzca la ingesta de alimentos con alto contenido de fósforo y que tome con sus comidas y refrigerios un tipo de medicamento llamado aglutinante de fosfato.

Potasio: El potasio es un mineral de la sangre que ayuda al corazón y a los músculos a funcionar adecuadamente. Un nivel de potasio demasiado alto o demasiado bajo puede debilitar los músculos y cambiar los latidos del corazón. La necesidad de cambiar la cantidad de alimentos con alto contenido de potasio en su dieta depende del estado de su enfermedad renal. Pregunte a su médico cuál debería ser su nivel de potasio. El dietista puede ayudarle a planificar una dieta que le aporte la cantidad adecuada de potasio.

Peso corporal: Mantener un peso saludable es importante para la salud general. Si está perdiendo peso sin siquiera intentarlo, es posible que no esté recibiendo la nutrición adecuada para mantenerse sano. El dietista puede sugerirle cómo añadir calorías adicionales a su alimentación de manera segura, si es necesario. Por otro lado, si está aumentando demasiado de peso lentamente, es posible que deba reducir las calorías y aumentar su nivel de actividad. Un aumento de peso repentino puede ser también un problema. Si se acompaña de hinchazón, dificultad para respirar y aumento de la presión, puede ser un signo de exceso de líquido en el cuerpo. Hable con su médico si su peso cambia de forma notable.

Presión arterial: Pregunte a su médico cuál debería ser su presión arterial. Si su presión arterial es alta, asegúrese de seguir todos los pasos del tratamiento recetado, que pueden incluir tomar medicamentos para la presión arterial alta, reducir la cantidad de sal en su dieta, perder el exceso de peso y seguir un programa regular de ejercicio.

Colesterol total: El colesterol es una sustancia similar a la grasa que se encuentra en la sangre. Un nivel alto de colesterol puede aumentar la posibilidad de tener problemas cardíacos y de la circulación. En muchos pacientes, un buen nivel de colesterol total es inferior a 200. Si su nivel de colesterol es demasiado alto, su médico puede pedirle que realice algunos cambios en su dieta y aumente su nivel de actividad. En algunos casos, también se utilizan medicamentos.

Colesterol HDL: El colesterol HDL es un tipo de colesterol “bueno” que protege el corazón. En muchos pacientes, el nivel deseado de colesterol HDL es superior a 40.

Colesterol LDL: El colesterol LDL es un tipo de colesterol “malo”. Un nivel alto de LDL puede aumentar su posibilidad de tener problemas cardíacos y de la circulación. En muchos pacientes, el nivel deseado de colesterol LDL es inferior a 100. Si su nivel de LDL es demasiado alto, el médico puede pedirle que haga algunos cambios en su dieta y aumente su nivel de actividad.

Triglicéridos: Los triglicéridos son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre. Un nivel alto de triglicéridos, junto con niveles elevados de colesterol total y colesterol LDL, puede aumentar su posibilidad de tener problemas cardíacos y de la circulación.



Last Reviewed: 02/02/2017
Is this content helpful?