A to Z Health Guide

Tratamiento

Si tengo enfermedad renal, ¿cuál será mi tratamiento?

Su plan de tratamiento dependerá de su estadio de enfermedad renal y otros problemas de salud que pueda tener. Puede incluir lo siguiente:

  • Tratamiento de la presión arterial alta

La presión arterial alta puede empeorar su enfermedad renal. Es posible que deba tomar medicamentos para ayudar a controlarla. También es posible que deba consumir menos sal, perder peso si tiene sobrepeso y seguir un programa regular de ejercicio.

  • Proteger la función renal tomando inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) y bloqueadores de los receptores de la angiotensina (BRA)

Es posible que se le solicite que tome medicamentos para la presión arterial alta (llamados inhibidores de la ECA o BRA), incluso si su presión arterial es normal. La investigación sugiere que estos medicamentos pueden reducir la pérdida de la función renal en algunas personas, incluso en las personas con presión arterial normal.

  • Controlar su nivel de azúcar en la sangre si tiene diabetes

La mejor manera de prevenir o disminuir la velocidad del daño renal es mantener el nivel de azúcar en la sangre bien controlado. Esto por lo general se hace mediante dieta, ejercicio y, si fuera necesario, insulina o píldoras (medicamentos hipoglucémicos).

  • Controlar el nivel de colesterol alto con dieta y medicamentos

Muchas personas con enfermedad renal tienen niveles altos de colesterol en la sangre. Un nivel alto de colesterol aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca. Su proveedor de atención médica controlará su nivel de colesterol al menos una vez al año. Si es demasiado alto, es posible que necesite medicamentos y ejercicio para ayudar a reducirlo.

  • Tratamiento de la anemia

Las personas con enfermedad renal con frecuencia presentan anemia (recuento bajo de glóbulos rojos). ¿Por qué sucede esto? Los riñones sanos ayudan al cuerpo a elaborar glóbulos rojos. Si usted tiene enfermedad renal, sus riñones posiblemente no puedan hacer esto muy bien y tal vez usted presente anemia. Para tratar la anemia se usan unos medicamentos llamados agentes estimulantes de la eritropoyesis (AEE) y suplementos de hierro.

  • Tratamiento para trastornos del metabolismo óseo y mineral

Muchas personas con enfermedad renal tienen trastornos del metabolismo óseo y mineral. Los trastornos del metabolismo óseo y mineral pueden hacer que las arterias se vuelvan más rígidas y se estrechen a causa del exceso de calcio y fósforo en la sangre. Esto reduce la velocidad del flujo sanguíneo hacia el corazón y puede producir un ataque cardíaco o la muerte. Es posible que necesite medicamentos especiales para ayudar a tratar los trastornos del metabolismo óseo y mineral. Es posible también que deba consumir menos alimentos que contienen fósforo, como lácteos, frutos secos, semillas, arvejas y legumbres secas.

  • Seguir un programa de ejercicio aprobado por su proveedor de atención médica
  • Controlar su peso con dieta y ejercicio
  • Hacer un seguimiento de su progreso
  • Su IFG se controlará de forma regular para averiguar si su enfermedad renal está empeorando.
  • Se controlará regularmente la cantidad de proteína en la orina. 
  • Se realizarán pruebas nutricionales para asegurarse de que usted está recibiendo una cantidad suficiente de proteínas y calorías. Es posible que se le solicite que siga una dieta con bajo contenido de proteína. Si es así, tal vez necesite calorías adicionales proporcionadas por otros alimentos. Un dietista con formación especial en enfermedad renal puede ayudarlo a planificar sus comidas para recibir los alimentos adecuados en las cantidades correctas.

Si tengo enfermedad renal, ¿puedo evitar que empeore?

Probablemente sí. El tratamiento puede ayudar a retrasar o incluso detener el empeoramiento de la enfermedad renal. El buen funcionamiento de su tratamiento depende de lo siguiente:

  • Su estadio de enfermedad renal cuando comience el tratamiento. Mientras antes comience, mejor serán los resultados.
  • Qué tan cuidadosamente siga su plan de tratamiento. Aprenda todo lo que pueda acerca de la enfermedad renal y su tratamiento. Asegúrese de seguir todos los pasos de su tratamiento.
  • La causa de su enfermedad renal. Algunas enfermedades renales son más difíciles de controlar.

¿Qué sucede si mi enfermedad renal empeora?

Si su enfermedad renal empeora, puede producir insuficiencia renal. La insuficiencia renal implica que los riñones ya no pueden trabajar lo suficientemente bien como para mantenerlo vivo. No hay cura para la insuficiencia renal. Pero hay tratamientos para reemplazar el trabajo de los riñones dañados.

¿Cómo se trata la insuficiencia renal?

Hay dos tratamientos para la insuficiencia renal: diálisis y trasplante de riñón.

  • La diálisis es un tratamiento que elimina los desechos y el agua adicional de la sangre. Se encuentran disponibles dos tipos de diálisis: hemodiálisis y diálisis peritoneal.
  • Un trasplante de riñón es una operación que coloca un nuevo riñón dentro del cuerpo. El nuevo riñón servirá para reemplazar el trabajo de los riñones dañados. El nuevo riñón puede provenir de un donante vivo (por lo general un familiar o amigo) o de alguien que murió y deseaba ser un donante de órganos. Su equipo de atención médica puede analizar estos diferentes tratamientos con usted y responder a todas sus preguntas. Si necesita un tratamiento para insuficiencia renal, lo ayudarán a elegir uno en función de su salud general, su estilo de vida y la preferencia de tratamiento.

¿Cómo puedo hacer frente a mi enfermedad renal?

Tendrá ayuda. Saber que tiene enfermedad renal puede ser difícil de aceptar. Pero no es necesario que la enfrente solo. Su equipo de atención médica lo ayudará. También puede resultarle útil hablar con otras personas con enfermedad renal. Aprenda todo lo que pueda acerca de la enfermedad renal y su tratamiento. Saber qué esperar y qué puede hacer para ayudarse a usted mismo es importante. Puede darle más control sobre su enfermedad.

Date Reviewed: 
February 25, 2016

The information shared on our websites is information developed solely from internal experts on the subject matter, including medical advisory boards, who have developed guidelines for our patient content. This material does not constitute medical advice. It is intended for informational purposes only. No one associated with the National Kidney Foundation will answer medical questions via e-mail. Please consult a physician for specific treatment recommendations.